Saltar al contenido
Coches-Clasicos.net
BMG

Classic Mini

mini classic

Classic Mini


El Classic Mini fue considerado el segundo automóvil más influyente del siglo XX, sólo por detrás del Ford T.

La fabricación del Classic Mini comenzó en el año 1959 y supuso una auténtica revolución automovilística en su tiempo. Su tamaño y versatilidad le permitieron convertirse en uno de los vehículos más cómodos para circular en grandes ciudades repletas de tráfico. El coche fue sumando prestaciones según avanzaba el siglo y tuvo una fuerte repercusión en países como Chile.

Alexander Issigonis

Nacido en Grecia, pero británico de adopción, Sir Alexander Issigonis hereda de su padre el interés por las tecnologías y las máquinas. Tras la muerte del progenitor, se traslada junto a su madre a Inglaterra, donde en 1924 compra su primer coche: un Singer con carrocería Weymann fabricada en piel, que utiliza para recorrer buena parte de Europa. Durante su aventura sufre todo tipo de problemas técnicos, hecho que le anima a estudiar, a su regreso, Ingeniería Mecánica. Aunque no logra muy buenas notas, aprueba y consigue su primer trabajo como dibujante técnico y comercial en una oficina de diseño de tecnología automovilística en Londres. Corre entonces el año 1929 y, aunque nadie puede imaginarlo, esta próximo el nacimiento de un mito.

Issigonis se traslada en 1934 a Conventry para trabajar en el equipo de diseño de Proyectos del fabricante automovilístico Humber Ltd. Allí participa en el desarrollo del sistema de suspensión independiente. Dos años más tarde es contratado por Morris Motors, debido a su habilidad en el reglaje de chasis.

Ya instalado en Morris Motor, en el año 1941 comienza el proyecto “Mosquito”. Issigonis pretendía dar forma a un coche de cuatro plazas compacto, ideal para la posguerra. En sólo tres años, Issigonis y su equipo logran terminar el primer prototipo. A partir de 1948, el Morris Minor se transforma en el modelo más exitoso de la marca en la posguerra.

Se fabricó en el Reino Unido en las factorías de Longbridge y Cowley, Oxford, y más tarde igualmente en Australia, Bélgica, Chile, Italia, Portugal, Sudáfrica, España, Uruguay, Venezuela y Yugoslavia.

Classic Mini

En 1952, con la fusión de Morris y Austin Motor, se crea la empresa British Motor Corporation (BMC). Aunque en su plantilla figura el nombre de Issigonis, él decide desvincularse de la nueva organización que parece no conceder rienda suelta a su espíritu creativo. Pasa entonces a Alvis, donde trabaja en el desarrollo de una berlina de lujo.

mini classicEl proyecto fracasa por falta de recursos económicos, y sólo tres años después regresa a BMC en calidad de subdirector técnico de la planta de Austin en la localidad de Longbridge. Su reto entonces es concebir tres nuevas series destinadas a los segmentos pequeño, mediano y de lujo.

Diseñado como proyecto ADO15 (Austin Drawing Office project number 15, “Proyecto número 15 de la Oficina de Diseño de Austin”), el Mini surgió de la escasez de combustible. En 1956, como consecuencia de la Crisis de Suez, que redujo el suministro de petróleo, el Reino Unido sufrió la reintroducción del racionamiento de gasolina.

Las ventas de grandes vehículos cayeron, y hubo un gran incremento en el mercado de los automóviles utilitarios, que eran en su mayor parte de origen alemán. Leonard Lord, mandatario de BMC, ordenó hacer alguna cosa rápidamente. Expuso ciertos requisitos fundamentales de diseño: el coche debería caber en una caja que midiera 10 × 4 × 4 pies (3,0 × 1,2 × 1,2 m); el habitáculo de los pasajeros debería ocupar seis (1,8 m) de los 10 pies (3,0 m) de longitud; el motor, por razones de precio, debería ser un modelo preexistente.

El primero, bautizado como Classic Mini, ve la luz en 1959; tres años después llega el Morris 1100 de cuatro puertas, destinado al segmento intermedio; y, en 1964, el Austin 1800, un coche muy espacioso.

La familia Mini se hace grande

Aunque insiste en que “yo no he inventado el Mini, sólo lo diseñé”, lo cierto es que el éxito del modelo hace que Isssigonis sea famoso en todo el mundo. Es nombrado director técnico y miembro de la junta directiva de Austin Motor Company en 1961, y, dos años más tarde, ocupa estos mismos cargos en la BMC.

En 1967 es nombrado miembro de la Royal Society, la asociación de investigación británica más respetada. Finalmente, la reina de Inglaterra le concede el título de caballero dos años más tarde.La década de los ’60 también asiste al crecimiento de la familia Mini: en 1961 llega al mercado la camioneta Mini Pick-Up, el coche de carga más pequeño de cuantos se conocen hasta entonces; medio año después le siguen dos variantes de carácter más noble, el Wolseley Hornet y el Riley Elf.mini classic

Sin embargo, es con la llegada del Cooper cuando se afianza definitivamente la leyenda del classic Mini. La versión deportiva es un encargo de John Cooper: su intención es fabricar un pequeño GT sobre la base del classic Mini, con una potencia de 55 CV y una cilindrada de 997 cc. El modelo tiene tanta aceptación que a Cooper e Issignonis no les queda otro remedio que lanzar uno aún más potente. De esta forma llega, en 1963, el Mini Cooper S, con 70 CV y sistema de servofreno.

En 1964, BMC presenta una variante más del classic Mini: el Moke, un coche sin techo y de cuatro plazas. A mediados de la década, el classic Mini número un millón sale de las líneas de producción. No contenta con todo esto y sin haber cumplido aún siete años en el mercado, BMC decide que es hora de renovar el Mini.

Se monta entonces un motor más potente (38 CV) y se agrega el modelo Clubman, ligeramente más grande y con una parte delantera de diseño algo diferente. Al mismo tiempo cesa la producción del Mini Cooper, que es sustituido por el buque insignia de la serie Clubman, con un propulsor de 59 CV y bautizado con el nombre de Mini 175 GT. Antes de que finalice el decenio aparece, por fin, el primer emblema Mini.

Cuando se cumplieron diez años del lanzamiento del primer modelo, las identidades de los gemelos Austin Mini y Morris Mini-Minor se convierten en una sola, para pasar a la historia como “Mini”. En ese mismo momento, la empresa matriz cambia de nombre para convertirse en British Leyland Motor Company. Como resultado, el emblema sustenta la palabra “Mini” sobre los pilares azules  de Leyland.

Tres millones de Classic Mini vendidos

Si la década anterior es exitosa para el classic Mini, la de los ’70 no se queda atrás. En 1972, trece años después de su lanzamiento, BMC había vendido tres millones de unidades de este modelo, considerado ya como un clásico.

El Mini es el ejemplo de coche carismático. Creado para satisfacer las necesidades del pueblo, con el tiempo se ha convertido en todo un capricho para el que pueda comprarlo. El Mini destacaba sobre todo por su simple conducción y su gran estabilidad: era un vehículo pequeño, rápido y de muchísima calidad, si bien en algunas ocasiones la resistencia del motor no respondía a las expectativas de dureza que auguraba el prestigio de la marca a causa de sus habituales, insólitas y costosas averías: resultaban demasiado repetitivas sus visitas obligadas al taller.

Montaje del Mini

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *